Obra social


La Cofradía siempre tuvo muy presente que una organización cristiana, además de su labor evangelizadora de predicación y transmisión de la Palabra de Dios, debía realizar una labor social dentro de la sociedad en la que vivimos. Tanto es así que esta labor queda plasmada como un fin primordial de la Cofradía en sus estatutos. En el artículo 7º con el título de Fines de la Cofradía, en su segundo párrafo se indica:

…La Cofradía tiene además como fines el perfeccionamiento espiritual de los Hermanos pertenecientes a ella, estimulando a los mismos al mejor cumplimiento de sus deberes religiosos, apostólicos y sociales. Con relación a estos últimos la Cofradía apoyará la obra social que reglamentariamente se determine…

Pues bien hablar de la obra social de la Cofradía es hablar de las Hijas de la Caridad

A continuación os explicamos en todo lo que estamos trabajando en la actualidad:

  • Residencia Ntra. Sra. Del Pilar: todos los martes un grupo de hermanas y hermanos, desde hace más de quince años, pasan toda la mañana ayudando en lo que las hermanas del centro les indican. Y en la mañana del 6 de enero, sus Majestades los Reyes Magos de Oriente visitan a los residentes compartiendo con ellos unos sabrosos roscones.
  • Acompañamiento de presas: varias hermanas de la Cofradía acompañan a reclusas, que se encuentran en 3º grado penitenciario, cuando estas deben realizar alguna visita a la Seguridad Social.
  • Asesoramiento Informático y clases de Informática: dos días a la semana, un par de hermanos de la Cofradía enseñan nociones básicas de infomática a las personas que así lo requieren. Además otro hermano ofrece asesoramiento informático cuando las Hermanas así lo solicitan.
  • Ayuda y reparación de mobiliario: en los pisos “puente” y de acogida, que las Hijas de la Caridad tienen, dos hermanos realizan todos los arreglos que se necesitan.
  • Centro la Encina: dos o tres veces al mes se procede a ir al Banco de Alimentos para recoger productos y llevárselos a este centro que las Hermanas tienen y en el que ofrecen su ayuda a personas en proceso de rehabilitación en el consumo de alcohol.
  • Ofrecimiento de desayunos: el pasado mes de febrero las Hijas de la Caridad decidieron poner en marcha un nuevo proyecto, ofrecer desayunos a todos los que lo necesitasen. A fecha de hoy se llevan servidos más de 1500 desayunos. En este proyecto estamos implicados siete hermanos y hermanas de la Cofradía. Os puedo decir que es una experiencia muy gratificante.

Pero, además de en todo lo que ayudamos a las Hijas de la Caridad, también tenemos que pensar en las necesidades de los miembros de nuestra Cofradía. Por ello ha sido muy importante la ayuda tanto económica como moral que hemos podido ofrecer a todos los hermanos que nos lo han solicitado. Siempre que un hermano se ha acercado a nosotros a exponernos sus problemas le hemos ayudado, en la medida de nuestras posibilidades, que como os decía antes, por desgracia, no son muchas, buscando una solución a los problemas planteados.

Además, hay varios días al año en los que desarrollamos diferentes acciones. En diciembre, y como ya es tradicional, organizamos la operación “Un kilo, una sonrisa”, consistente en la recogida de alimentos no perecederos que posteriormente son repartidos entre la parroquia de San Gil Abad y las Hijas de la Caridad.

En el mes de octubre, durante todo un fin de semana, nos encargamos de la mesa petitoria dispuesta en la puerta de nuestra parroquia, para recoger fondos que sirven para sufragar las necesidades del Rosario de Cristal.

Los días de Jueves y Viernes Santo, nos hacemos cargo de recoger fondos para ayudar a la Hermandad del Santo Refugio, con la mesa petitoria que de nuevo se ubica en la puerta de San Gil Abad.

El 27 de diciembre, festividad de San Juan Evangelista, acudimos a la Hermandad del Santo Refugio a ayudar a repartir los desayunos, comidas y cenas que ofrecen.