Iglesia de Santa Isabel de Portugal


La Diputación del Reino de Aragón, acordó en Cortes celebradas en 1.678 erigir esta Real Capilla en honor a Santa Isabel, infanta de Aragón, hija de Pedro III y reina de Portugal por matrimonio. Fue canonizada en 1.625 tras hacerse famosa por su caridad y milagros, además de todo ello, por el incidente que protagonizó, al interponerse físicamente entre los ejércitos de su marido y su hijo (el futuro Alfonso IV), evitando así una guerra civil.

santaisabel

La hermandad de los Padres Teatinos en Zaragoza, intentaban desde hacía años, levantar un edificio digno para el culto a la Santa, para ello contaban con los solares de la plaza del Justicia, de este modo la Diputación del Reino se hizo cargo de la construcción del templo en este solar y a cambio los Padres Teatinos se asentarían en el cómo iglesia conventual y se harían cargo del culto. Las obras comenzaron en 1.682 y terminaron en 1.704.

Con los decretos de nueva planta de Felipe V quedó suprimida la Diputación del Reino de Aragón y la Iglesia de Santa Isabel pasó a depender del patrocinio real, pero siguió regentada por los Padres Teatinos.

Tras la destrucción del Convento de San Francisco (1.809) en el segundo sitio de los franceses a la ciudad de Zaragoza, la Hermandad de la Sangre de Cristo que tenía su capilla en dicho convento, se trasladó e instaló en Sta. Isabel, utilizando una de las capillas de los pies del templo para exponer el Cristo de la Cama, la más venerada imagen de la Hermandad, que fue rescatada de las ruinas del convento franciscano. La Hermandad permanece en la iglesia hasta nuestros días.

En 1.835 se constituyen las diputaciones provinciales. La comunidad teatina fue suprimida, y la reciente Diputación de Zaragoza se encargó de su conservación, por orden de la Dirección General de Rentas y Arbitrios de Amortización, el 18 de agosto de 1.842.

Durante la segunda mitad del siglo XIX la Hermandad de la Sangre de Cristo cuidó del culto y la conservación de la iglesia. Mediante un acuerdo el 28 de enero de 1.898 la Diputación ratificó a la Hermandad el usufructo de Sta. Isabel a condición de que se hiciera cargo de la reparación y conservación del templo, sujetas a proyectos provinciales.

En 1.905 la Hermandad asistida por la Diputación, se hizo cargo de la reparación de las cubiertas, la chapa de plomo de la cúpula y el chapitel de la torre de campanas. En 1.919 se atendió de urgencia el desprendimiento parcial de un tejado junto con otras reparaciones urgentes, todo ello con material aportado por la Diputación.

El 17 de octubre de 1.914 los restos mortales del Justicia Mayor Juan de Lanuza fueron trasladados desde la Casa Consistorial hasta el Palacio Provincial y de allí a Sta. Isabel, donde fueron definitivamente depositados. Todo ello en medio de un gran acto en el que se la rindieron honores militares y asistieron figuras ilustres de la época. Una vez en el interior de la iglesia, tras el responso, la urna se instaló en el presbiterio, sobre una lápida de mármol italiano.

Con el transcurso del tiempo de la Diputación ha asumido directamente el mantenimiento. En 1.964 tras volver a establecerse los teatinos, se destinó una partida para la reparación de cubiertas. En 1.968 se efectuaron obras en las torres y la fachada, y en 1.988 se comenzaron las obras que han dado lugar a la restauración integral, debido especialmente a un atentado cometido en las inmediaciones por la banda terrorista E.T.A.