Restauración y reapertura en 1.998


El año 1.998 ha visto como varias obras de arte arquitectónicas de la capital aragonesa, abrían sus puertas nuevamente al público tras largos periodos de restauración. Así, joyas como la Catedral de San Salvador (más conocida como La Seo), la iglesia de S. Gil Abad o la real capilla de Sta. Isabel de Portugal, han sido recuperadas para la admiración de una ciudad que ve resurgir con fuerza su espíritu histórico (todas estas obras permanecían cerradas al culto, exceptuando S. Gil).

El 4 de julio la iglesia de Sta. Isabel de Portugal abrió sus puertas tras una restauración integral. Al acto que coincidió con la festividad de Sta. Isabel acudieron numerosas personalidades, como Santiago Lanzuela (presidente del gobierno de Aragón), Luisa Fernanda Rudi (alcaldesa de Zaragoza), José Ignacio Senao (presidente de la Diputación Provincial de Zaragoza), Monseñor Elías Yanes (arzobispo de Zaragoza), etc.

El arzobispo Elías Yanes ofició una misa acompañada de las voces de los infanticos del Pilar y la Coral de Torres de Berrellén, y bendijo el templo. Además asistieron numerosos miembros de la Diputación Provincial y la Hermandad de la Sangre de Cristo.

La Diputación de Zaragoza propietaria del edificio, ha invertido 214 millones en una restauración dirigida por Pedro Navarro Trallero (Jefe del servicio de restauración de la Diputación Provincial) y que ha afectado a la cubierta, los paramentos de ladrillo de las fachadas, pintura en los muros, bóvedas y cúpulas interiores, abertura de las ventanas originales junto con la colocación de cristaleras de vidrio transparente, sustitución del pavimento de madera por uno de mármol y limpieza de la carpintería, retablos y escaleras.

Ha raíz de las obras se ha descubierto que las figuras de Sta. Isabel, S. Cayetano y S. Avelino que decoran la fachada son de yeso, y no de alabastro como se creía, estas figuras iban recubiertas de pan de oro, y por ello se ha decidido respetar el aspecto original y dorarlas.

El 13 de Enero de 1.951 la Cofradía de Las Siete Palabras y de San Juan Evangelista terminó la construcción y pintura del altar que tiene en Santa Isabel de Portugal y en el cual tiene depositadas las imágenes del paso de la tercera palabra (1.948) obra del escultor Zaragozano Félix Burriel y Marín y que son sacadas el día de Viernes Santo en la predicación de las Siete Palabras.